Ahora vuelvo, voy al mercado a comprar pan sin gluten. Celikatessen.

Una panadería. Ese era el punto de encuentro del barrio. La panadera se encargaba de recopilar información y la distribuía entre todos los clientes a modo de periodismo improvisado mezclado con psicología compartida. Una tienda pequeña, con olor a pan, donde nos quedábamos con las vueltas de camino a casa como premio por el recado y, si era un día de suerte, podía caer incluso algún bollo para merendar.

Claro, que entonces el pan tenía gluten. No había pan congelado. El pan se hacía a diario. Y se compraba a diario. Ya, es cosa del pasado.

¿Seguro?

Mercado

El mercado de Pacífico es un mercado de los de toda la vida. Con sus puestos de carne, de pescado, de pan sin gluten, de fruta…

Sí, sí, Celikatessen está en un puesto del mercado de Pacífico. Su dueño, celiaco e intolerante a los lácteos, es una persona de esas que transmite. Transmite pasión por lo que hace. Se le ilumina la cara cuando habla de su proyecto, de los panes que hornea, de los dulces que hace, de su horno 100% sin gluten que tiene en la trastienda. Te lo imaginas modificando la mezcla de harinas que había probado previamente porque el sabor no era exactamente el que tenía en su mente.

Tenía una visita pendiente desde que vi su puesto en la Feria SalAIA , el salón de alergias e intolerancias alimentarias que se celebró en Madrid. Allí leí: MERCADO, OBRADOR, y 100% SIN GLUTEN y lo apunté en la agenda. Habían pasado ya varios meses cuando nos acercamos. Y no defraudó.

Trabaja por encargo, eso sí. Si no llamas, te arriesgas a volver sin pan o sin tarta. Aun así, el día que fuimos, a punto de cerrar y sin avisar, vinimos con una hogaza de pan de 1Kg y un bizcocho de chocolate sin gluten y sin lácteos.

IMG_20141004_135109_1

El pan obviamente no nos lo comimos en el día. Disfrutamos de unas rebanadas que me recordaban a las hogazas de “pan de pueblo” para comer y de un buen desayuno al día siguiente.

Desayuno

El resto lo congelamos ya cortado, y ha salido igual de rico una vez descongelado.

Para la tarta no hubo necesidad de congelar porque cayó esa misma tarde. No voy a decir eso que solemos oír de “para ser sin gluten estaba muy rico” porque lo que menos se notaba en la tarta eran las carencias. Frescura, esponjosidad y sabor. Es lo único que recuerdo.

Es verdad que el hecho de tener que llamar para reservar pierde un poco la espontaneidad del momento, pero estoy segura de que con el paso del tiempo, y sobre todo de clientes, celiacos o no, terminará convirtiéndose en una tienda de esas de barrio, con olor a par, punto de encuentro, donde te quedas con las vueltas cuando vuelves a casa y si hay suerte, cae algún dulce para la merienda.

Celikatessen.
Mercado Municipal de Pacífico
C/ Valderribas 30
Madrid
Tf. 607692688
www.celikatessen.blogspot.com

Puedes también encontrarlo en otros puntos de venta, y en distintos restaurantes – ver puntos de distribución en la web)

Anuncios

3 pensamientos en “Ahora vuelvo, voy al mercado a comprar pan sin gluten. Celikatessen.

  1. Pingback: Un obrador con corazón. Mamá Kokore. | ¡Cuidado con las migas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s