Migas sin gluten

Hay quien ha llegado al blog buscando la receta de migas sin gluten. Supongo que los buscadores no distinguen entre plato de comida y elemento causante de contaminación cruzada. En cualquier caso, voy a poner remedio, y escribir la receta de migas sin gluten que hacemos en casa, para el que llegue aquí no termine desilusionado.

Cuando las hacíamos con pan con gluten, utilizábamos uno tipo hogaza de un día para otro, para que al mojarlas no quedaran demasiado blandas. Con el pan sin gluten, si lo dejamos de un día para otro, puede quedar algo duro. Es preferible utilizar algún pan con corteza, y del día. Sin demasiada miga. Aunque a falta de otro, en realidad están ricas con cualquier tipo. El que utilizo yo es el que hacemos en casa, se congela y se saca para la ocasión. Aunque otras veces, ha sido para dar salida a alguno que no ha quedado demasiado rico para bocatas. La última vez, porque se me olvidó echarle sal.

El primer paso es cortar el pan en cuadrado pequeños. Si se nos desmiga mucho descartaremos los trozos más pequeños. Echamos un chorro de aceite en la sartén, con un par de ajos para que coja sabor, y lo sofreimos. A fuego medio/medio-alto hasta que veamos que ha cogido un poco de color, unos 10 minutos. Igual 15. Y retiramos los ajos.

Le añadimos jamón y chorizo, en trozos. El chorizo si es de freir o guisar, mejor. Afortunadamente, cada vez hay más embutido sin gluten. Nosotros solemos utilizar el chorizo de la marca Unión. Nos llamó la atención porque traía sello face, pero hemos repetido porque está muy bueno.

Seguiremos dando vueltas a la sartén, esperando que el pan absorba los sabores poco a poco. No hay que tener prisa.

Veremos que el pan ha cogido el color del chorizo y si lo probamos, el sabor. Es el momento de acercar un vaso con agua, y mojándonos los dedos, echar pellizcos de agua sobre la sartén. De esta forma, el pan se ablanda y adquiere una textura más agradable, quedando también algunos trozos crujientes. Con 6 o 7 pellizcos, suficiente.

migas4Estas migas no son manchegas. Ni extremeñas. Son las que mi padre me enseñó cuando yo era pequeña, y nos gusta hacer en casa. Fuera las hemos comido también con uvas, con pasas, con pimentón. Pero como más nos gustan, es con un huevo frito encima.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s